For the moment cyberdodo.com website is in beta version. The new HTML5 version will be completed as soon as possible.

CyberDodo y los tiburones (1-27)

Visto : 9990

Agregar a Favoritos

Puntuación :

Para definir una especie, se debe comenzar por definir los criterios que la caracterizan para determinar los individuos que forman parte de ésta. En el caso de los tiburones, no resulta fácil, ya que las diferencias morfológicas y comportamentales entre los numerosos miembros de esta familia son muy significativas.

Una característica en común es que todos son peces cartilaginosos; sin embargo, para comprender la inmensa diversidad de esta familia, se debe saber que el tiburón enano (Squaliolus laticaudus) mide menos de 30 centímetros de longitud, mientras que el tiburón ballena (Rhincodon typus) puede fácilmente superar los 10 metros.

Su alimentación varía ampliamente según la especie: por ejemplo, el tiburón blanco (Carcharodon carcharias) es un gran depredador y el dócil tiburón peregrino (Cetorhinus maximus) se alimenta sólo de plancton, lo cual demuestra una gran diferencia.

Estas características crean un álbum familiar de cientos de especies de tiburones, que viven tanto en todos los mares del mundo (a excepción del Antártico) como en ciertos cuerpos de agua dulce o salobre (por ejemplo, el tiburón toro o Carcharhinus leucas).

Cabe destacar que los científicos descubren nuevas especies regularmente.

Para detallar esta diversidad, se necesitaría una enciclopedia de miles de páginas. Por lo tanto, CyberDodo le invita a descubrir algunas características de los tiburones con el fin de luchar contra su terrible reputación y convencer a la gente de que contribuya a su preservación, ya que muchos de ellos se encuentran en peligro de extinción.

Los tiburones son una gran familia formada por cientos de especies.

Los tiburones han evolucionado de manera óptima

A través de decenas de millones de años, los tiburones han adoptado una morfología que les permitió adaptarse perfectamente a su medio:

Su piel presenta asperezas, que les permiten nadar con mayor eficacia (véase el informe sobre energía/velocidad); por ejemplo, se ha acreditado al mako (Isurus oxyrinchus) velocidades de 45 a 100 km/h (a confirmar).

Sus mandíbulas son instrumentos extraordinarios: por ejemplo, las del gran tiburón blanco (Carcharodon carcharias) son muy móviles y capaces de generar varias toneladas de presión. Tienen varias filas de dientes: sólo la primera es funcional y las otras están en reserva para reemplazar los dientes perdidos o rotos.

Respiran por sus branquias, que captan el oxígeno disuelto en el agua. Debido a que no tienen pulmones, el agua debe circular continuamente. Para hacerlo, cada especie tiene una técnica diferente: por ejemplo, el tiburón nodriza leonado (Nebrius ferrugineus), que pasa mucho tiempo descansando en el fondo, puede succionar agua y/o colocarse contra la corriente, mientras que otras especies deben nadar sin parar, como el tiburón azul (Prionace glauca).

Cientos de millones de años de evolución los dotaron de excepcionales órganos de detección, que les son útiles en la búsqueda de su alimento. Muchos tiburones se alimentan de presas heridas o muertas; el tiburón tigre (Galeocerdo cuvier) es capaz de oler una sola gota de sangre en millones de litros de agua. Tienen también la facultad de percibir las modificaciones del campo eléctrico que los rodea (gracias a los órganos llamados "Ampollas de Lorenzini") y, concretamente, perciben la presencia de seres vivos incluso si están escondidos debajo de la tierra.

¿Cómo se reproducen los tiburones?

Existen diversos métodos de reproducción: el viviparismo (las crías se desarrollan en el útero de la madre y nacen totalmente formados), que es el caso del tiburón toro (Carcharhinus leucas); el oviparismo (la madre aova en el agua y las crías son protegidas por una cáscara, donde se desarrolla), que es el caso de las pequeñas pintarrojas (Scyliorhinus canicula); y también el ovoviviparismo (los huevos permanecen dentro del cuerpo de la hembra hasta su eclosión, sin relación nutritiva entre los embriones y la madre), que es el método de reproducción de la mayoría de las especies de tiburones.

¿Los tiburones se comen a las personas?

En primer lugar, ¿de qué tiburones estamos hablando? Como hemos visto, existen cientos de especies. El primer nombre que probablemente venga a la mente es el del gran tiburón blanco (Carcharodon carcharias), el protagonista de la película "Tiburón".

Las estadísticas establecen menos de cien ataques por año y menos de diez muertes, lo cual dista mucho de la imagen de devorador de personas que está tan pegada a su rugosa piel.

¿Los tiburones están en peligro?

Es la lamentable paradoja de estos reyes de los mares: asustan a mucha gente pero, en realidad, son ellos los que están en peligro por culpa de... ¡la gente!

Víctimas de la contaminación, de la destrucción de sus hábitats, de la pesca y de la sobrepesca, numerosas especies de tiburones se encuentran actualmente en peligro de extinción.

Ciertas tradiciones, como el consumo de aletas de tiburón en Asia, ocasionan masacres; primero cazan el animal, luego le cortan las aletas y, por último, lo devuelven vivo al mar, donde muere después de un sufrimiento inimaginable.

Además, los tiburones son también víctimas de la pesca, que se practica de numerosas formas en todos los mares del planeta. En ocasiones, quedan atrapados en redes que no fueron desplegadas para ellos (sino, por ejemplo, para el atún o el pez espada), y mueren por asfixia o porque los matan sin razón cuando son llevados a bordo.

En 2009 los expertos calcularon que un tercio de los tiburones de alta mar se encontraban amenazados de extinción; es de suma urgencia acabar con esta matanza.

Chat CyberDodo

Para ver el dibujo animado sobre los tiburones, haga clic aquí

Para hacer el test, haga clic aquí

Para ver los juegos, haga clic aquí

© CyberDodo Productions Ltd.

Todos los comentarios ( 0 )

Añadir un comentario

Enviar
Bookmark and Share