For the moment cyberdodo.com website is in beta version. The new HTML5 version will be completed as soon as possible.

CyberDodo y los peligros del fuego (1-7)

Visto : 8487

Agregar a Favoritos

Puntuación :

"Fuego", la palabra evoca varias imágenes: calor, energía, confort, una chimenea (en los países más fríos), pero también conflagraciones y destrucción. El fuego ocupa un lugar importante en los mitos y leyendas, la historia del mundo incluso la prehistoria, en la cual los antepasados de la humanidad moderna desarrollaron la capacidad de controlarlo, hace varios cientos de miles de años. El fuego es uno de los cinco elementos clásicos.
 

Fuego   un antiguo compañero de la especie humana

Para encender un fuego (sin esperar a que un rayo caiga en un atado de ramas, se necesitan tres elementos: gasolina, que generalmente se conoce como "combustible", aire u oxígeno, que se conoce como combustivo, y una fuente de energía térmica un encendedor, chispa o fósforo.

Estos tres elementos generalmente se representan en un modelo conocido como el triángulo de fuego. Falta sólo un elemento en el triángulo: el fuego...

El fuego es una fuente de luz, como también de calor. Tal como el sol, tiene varias asociaciones positivas como energía, rituales, confort... pero también está vinculado con temas más violentos, tales como la destrucción, conflagración e incluso la ejecución, ya que se usaba para quemar en la hoguera durante la Edad Media, etcétera.

El fuego es un fenómeno controlado por la humanidad y aprovechado para varios propósitos, tales como para cocinar, calentar refugios, modificar el paisaje o actividades industriales, y también un fenómeno natural que surge en conjunción con relámpagos, volcanes e incluso ciertas clases de meteoritos.

Tales fenómenos naturales son observados cuidadosamente, en particular por volcanólogos, ya que numerosas erupciones volcánicas de la historia han devastado ciudades enteras, incluso regiones, y han matado miles de personas y, en ocasiones, han causado daños al punto de que civilizaciones enteras fueran arrasadas (por ejemplo, la Erupción minoica de la isla Santorini, 1650 A.C).

Aunque parezca sorprendente, los meteorólogos también son llamados para proteger la naturaleza de incendios. Los meteorólogos trabajan en colaboración con servicios de vigilancia de las zonas forestales.

Cada año, incontables incendios provocados por relámpagos causan estragos en bosques que sufren de corrientes de aire y sequías con terribles consecuencias para la naturaleza. Esto ocurre porque aunque los árboles maduros tienen una chance de sobrevivir a los fuegos salvajes gracias a su corteza gruesa que puede cicatrizar, todos los árboles más jóvenes y los más pequeños son irreversiblemente destruidos.

Además, al mismo tiempo que los incendios frecuentes evitan la regeneración de nuestros bosques y provocan graves pérdidas ecológicas y medioambientales (fauna y flora), también son esenciales para la supervivencia de la humanidad. (Léase más acerca de este tema en el episodio 9). 

Todos los comentarios ( 1 )

Añadir un comentario

Enviar
Bookmark and Share