For the moment cyberdodo.com website is in beta version. The new HTML5 version will be completed as soon as possible.

CyberDodo y la nutrición (1-55)

Visto : 9037

Agregar a Favoritos

Puntuación :

Ese es el título de un libro de Jane Goodall, que usaremos como introducción a este documento sobre la nutrición, porque realmente la manera en que alimentamos nuestro cuerpo tiene una gran influencia sobre nuestra salud.

¿Qué es la nutrición?

Es la ciencia que estudia los efectos de la alimentación sobre la salud. De hecho, la aparición de numerosas enfermedades está vinculada a la calidad, la cantidad, el ritmo, etc. de los alimentos que consumimos.

¡La palabra clave que debería estar asociada con la nutrición es: equilibrio!

Es decir, equilibrio especialmente entre proteínas, glúcidos y lípidos. La gran mayoría de nosotros conoce estas 3 palabras sin poder saber a qué hacen referencia:

Proteínas (Prótidos):

Son la base de las células vivas y están presentes en todos los organismos. Sólo ellas son capaces de proporcionar nitrógeno, que es indispensable para el desarrollo. Existen tanto proteínas de origen animal, que contienen un gran número de aminoácidos, como también proteínas vegetales, que son menos ricas en aminoácidos.

Las proteínas son especialmente importantes para:

El mantenimiento del sistema inmune
El buen desarrollo de los fetos, los niños y los adolescentes
La renovación diaria de los músculos, la sangre, la piel, el cabello, las uñas, etcétera.

Se encuentran principalmente en los productos lácteos, la carne, los huevos, el pescado, los cereales y algunas verduras.

El equilibrio para la comida

Lípidos (Grasas):

¿Sabía que el cerebro humano está constituido de más de un 50% de grasas? Las membranas de nuestras células también están compuestas de grasa. Los lípidos, que son ricos en calorías y, por ende, en energía, son indispensables para nuestro cuerpo; sin embargo, existen grasas buenas y no tan buenas.
Entre grasas las buenas, se encuentran los ácidos grasos poliinsaturados (volveremos a éstos más adelante) y, entre las malas, existen los ácidos grasos saturados y los monoinsaturados, que se denominan "trans" y son responsables de numerosas enfermedades, o contribuyen a ellas.

Estos cumplen varias funciones en nuestro organismo. Las principales son:

Aportar energía. La leche materna es muy rica en grasa, para asegurar un desarrollo armonioso de los bebés (véase nuestro documento sobre la lactancia materna).
Mantener la temperatura corporal
Transmitir los impulsos nerviosos y transportar proteínas y vitaminas
Etcétera.

Se encuentran en la carne, los productos lácteos, el pescado, los aceites, e incluso en algunas verduras.

Glúcidos (Azúcares):

Podríamos también llamarlos "combustible del organismo", ya que proporciona una fuente de energía inmediatamente utilizable por las células. Son un complemento indispensable para los lípidos y para las proteínas, pero muchas personas desgraciadamente los consumen en exceso. De hecho, cuando están presentes en las membranas celulares, o incluso en los genes, los glúcidos "modernos" son peligrosos para la salud.

Según el tipo de glúcidos, se encuentran de manera natural en los frutos, el arroz, la miel y las algunas verduras (por ejemplo: cereales, papa, maíz, etc.), pero la mayor parte de nuestro consumo proviene de nuestro placer de comer alimentos azucarados, lo cual hace que los fabricantes agreguen azúcar a todo.

¡Y no sólo a las bebidas (con gas o sin gas), los caramelos, los pasteles, los helados, etcétera!

Los glúcidos introducen perfectamente la segunda parte de este documento, que trata sobre el equilibrio necesario en nuestra alimentación.

Todos los comentarios ( 0 )

Añadir un comentario

Enviar
Bookmark and Share