El derecho a tener una Nacionalidad - CyberDodo

For the moment cyberdodo.com website is in beta version. The new HTML5 version will be completed as soon as possible.

El derecho a tener una nacionalidad (2-37)

Visto : 64914

Agregar a Favoritos

Puntuación :

Los artículos 7 y 8 de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño tratan sobre la identidad. Se tienen en cuenta numerosos aspectos, como el origen de un niño, su nombre, su familia, su idioma, su pertenencia étnica, etc.; cada uno de ellos merecen por sí mismos una reflexión y un documento específicos.

¿Qué dice la Convención sobre la identidad del niño?

Artículo 7: Nombre y nacionalidad

El derecho a un nombre desde el nacimiento y el derecho a una nacionalidad.

Artículo 8: Protección de la identidad

La obligación del Estado de proteger y, llegado el caso, de restablecer los aspectos fundamentales de la identidad de un niño (nombre, nacionalidad, relaciones familiares).
La nacionalidad es una parte integrante de la identidad de cada ser humano; entonces, ¿por qué existen millones de personas que están privadas de nacionalidad? ¿Cuáles son las causas? ¿Cuáles son las consecuencias? Para poder responder de manera concreta, tratemos de comprender cuál es la situación de alguien que no tiene nacionalidad. En primer lugar, ¿cómo se lo llama?

Es un apátrida, es decir una persona a la cual ningún país reconoce como uno de sus residentes.

 La nacionalidad es una parte esencial de la identidad

La pérdida de la nacionalidad, o la falta de ésta, puede ser explicada por varias razones, entre las que se encuentra la guerra: como triste ejemplo, los conflictos armados sobre el suelo africano que desplazan a millones de personas e impiden notablemente los registros de estado civil y, por ende, el registro de nacimientos y la obtención de una nacionalidad.

Las conmociones geopolíticas, como la disolución de la ex URSS, constituyen otra verdadera causa. Al dividirse en varios países, este imperio creó muchos apátridas, porque no eran más soviéticos; el país ya no existía, y los nuevos estados no los reconocían como parte de sus residentes. Este fenómeno se produjo igualmente con el fin de la ex Yugoslavia.

Otras situaciones, en apariencia menos dramáticas, pueden producir los mismos efectos para sus víctimas, como el nomadismo. Tradicionalmente, los pueblos que vivían desplazándose sobre inmensos territorios que cubrían varios estados sin poseer la nacionalidad de ninguno de ellos. Durante siglos esta situación no les causó dificultades, pero en el mundo moderno que tiene exigencias de seguridad y de control, y en el cual este modo de vida se ha hecho mucho más difícil, estas personas, de hecho, se encuentran excluidas, ya que no pueden atravesar las fronteras sin documentos de identidad. 

Todos los comentarios ( 0 )

Añadir un comentario

Enviar
Bookmark and Share